23 ago. 2012

La zamba y los dioses - Rodolfo Kusch


Preguntar por el sentido de la zamba es comos preguntar por los habitantes de Marte. Y eso ocurre así porque la idea de la vida que supone una zamba parece ser totalmente al revés de la idea de la vida que tenemos en Buenos Aires. Aquí andamos siempre muy ocupados: hacemos teatro, vamos a las conferencias, realizamos negocios, discutimos sobre política, gritamos, saltamos, corremos, estudiamos y la zamba nada tiene que ver con todo eso. Más aún, una zamba nos hace perder el tiempo y entonces realmente no nos sirve.
Veamos, por ejemplo, ¿en qué circunstancias solemos escuchar zambas? Ante todo hay que pertenecer a una secta integrada por un número limitado de adoradores de la zamba, quienes se reúnen siempre en lugares extraños, un poco en las trastiendas de nuestra ciudad, casi siempre de noche, y en las primeras horas de la mañana suelen desparramarse sin dejar rastro. ¿Y qué hacemos ahí?
Pues nos pasamos largas horas con la cara triste, en medio del vaivén rítmico de las guitarras y del vino, acompañando nuestra congoja con tiras de asado, alguna empanada y, si se da una fuerte influencia del norte, algún locro explosivo como para no morir de pena.

3 ago. 2012

Gracias, muchas gracias.

Estimado lector, blogger,internauta.... Nuestro querido blog está por pasar a retiro y es por eso que sus últimos dias son calmos, algo vacios, y expectantes. Vendrá en su reemplazo a continuar la posta, un primo mas joven que está por debutar. Estamos trabajando en eso. Fueron varios los años felices, intentamos comunicarnos tambien de esta forma, y aquí las hojas tambien se agitaron algo. Nos iremos con la música a otra parte, a continuar nuestro camino de canciones en nueva dirección. 

En algunos dias se van a enterar, como buenos oyentes/lectores que son. Agradecemos vuestros ratos de navegación por aquí.

Con cariño y gratitud, perry.

1 ago. 2012

Entrevista a Juanita Vera

POR MENDOZA ENTRE GATOS Y CUECAS

Como todos los lunes Marcelo Coronel compartió con De Ushuaia a La Quiaca sus vastos conocimientos sobre música folklórica argentina. “Tonada cuyana” vaticinaba el mail a la producción del programa y el viaje arrancó por Mendoza con Pocho Sosa inaugurando el segmento. Entre anécdotas, ejemplos y guitarras encendidas, apareció un nombre desconocido hasta el momento por nosotros: Juanita Vera.  

Escuchamos su versión de “La calandria prisionera” y al indagar sobre su trayectoria resultaría ser una de las más importantes intérpretes de la música cuyana del país. No quisimos esperar más y dos días después la entrevistamos, no vaya a ser cosa se nos escape de nuevo.

Juanita Vera es oriunda de Lavalle, localidad que se ubica a 34km. de la capital mendocina; y a pesar de ser bien cuyana, sus primeros pasos con la música transitaron melodías del Perú y del litoral argentino, las cuales interpretaba con uno de sus hermanos, guitarrista él, durante las noches silenciosas del llano cuyano.