11 dic. 2010

Farolitos, o las luces con espíritu de clase

Cuando les pregunté con qué tema abrir el programa, unos segundos antes de saludar a los oyentes a la una de la tarde -como hacemos cada día hace ocho años-, me contestaron “con Conciencia”. Así se llama la canción nueve del segundo disco-dvd de Farolitos, “Las voces del sótano”, pero "Conciencia", significa también algunas cosas más en la banda que se viene proyectando barrialmente desde “La República”, en la zona Oeste de Rosario. El álbum que el quinteto presenta hoy a las 21 en el Club Federal (Zeballos 4600) se trata de un puñado de canciones de “rock guitarrero y rústico” en donde además de los temas propios hay una sentida versión de “Oración del remanso” de Fandermole y “Fiesta” de Serrat.

Formados como grupo de rock en los días tristes y furiosos de 2001, estos amigos de barrio que venían participando militantemente en organizaciones y clubes de su zona, decidieron empuñar algunos instrumentos, pero no solo quedarse en eso para mejorar la cosa. “El otro día un compañero decía que Farolitos tiene la necesidad de preguntarse los porqué…de entender la opresión y explicarse las situaciones sociales, esa es la bandera de lo que nos pasa”, contó el bajista Eduardo mientras que Leo, guitarrista, reflexionó: “Tratar de entender por qué una persona tiene que estar encerrada laburando 12 hs, indagar ahí. Por qué ahora hay gente que están matando en un desalojo (Villa Soldati). Es una búsqueda, nos preocupa e interesa conocer”.

Aparte del cd grabado en los estudios Circo Beat (Buenos Aires) y Blue Room (Rosario), la entrega ofrece un dvd llamado “Las voces del sótano en movimiento”, un documental que hicieron Soledad Becerro, Nahuel Almada, Celeste Ferrari y Lucas Porreca. “Es la historia de cómo nos fuimos relacionando, está lo musical pero están también las distintas voces de los protagonistas”, explica Eduardo y Leo amplía: “Somos cinco pero en el proyecto hay mucha gente que fuimos conociendo en distintas actividades extra musicales; hacer un festival en una plaza, un club, en un carnaval… y se genera un vínculo distinto al de tocar en un boliche, saludar al dueño y no verlo más, eso lleva a la creación de lo que tenés en tus manos (disco)”.


- ¿Donde se da la formación ideológica y política en ustedes, de dónde viene esa conciencia?, ¿llega de la educación formal, del arte?

Eduardo : Básicamente lo veíamos en la calle, en nuestro barrio a fines de 2001 la cosa estaba re áspera y nos empezaron a caer un montón de fichas. Después encontramos herramientas en el recorrido, lo mismo en lo musical, nos gustaría estar más, pero tenemos que laburar de otras cosas y a veces se complica. Leo reparte diarios, el otro se cuelga de un camión y reparte en la calle, yo reparto en una rotisería, otro de los chicos está en una metalúrgica. Ahí estamos en la
calle, pero eso esta bueno porque ves lo que pasa.

Leo: Somos de familias de laburantes y nos encontramos entre las problemáticas, y gracias a estos espacios (los clubes) ya veníamos con cierta experiencia para organizarnos. De ahí salió la banda y en el camino fuimos abriendo los ojos, parando las orejas. Nosotros pensamos que los artistas tenemos como una deuda, sentimos que de alguna forma hay que justificar esto de tener un micrófono, de poder decir cosas.

Independiente campeón

Hay temas que de tan conocidos parecen ser anacrónicos cuando se los expone, pero a pesar de que ciertos tics del rock han quedado expuestos y desarticulados (luego, por ejemplo del discurso de Peter Capusoto), todavía no se encontró un rumbo fuerte para salir a tocar sin tomarse de la mano estatal o de las grandes marcas. Los Farolitos son uno de los casos que suman independencia y construcción de nuevos espacios ganados, una primitiva consigna de la cultura rock. Luego de trabajar con los vecinos de los clubes “El Federal” y “El Luchador” para darles vida, eligen esos lugares para sus recitales.

“Son espacios que se tienen que recuperar bajo la transpiración de los pibes, de la cabeza de la gente del barrio, el laburo es de un grupo grande de gente, es gratificante lo que pasa porque se disfruta. Son 10 años de intentar mover en un circuito alternativo”, tira Eduardo. “No hace falta que esté todo centralizado, es hasta mas gratificante elegir un fecha y ver cómo se va armando. Somos muchos y a veces viene alguien y te dice `che en este show vamos a hacer esto´ y hay que aceptar las proposiciones, se hace autogestionado, a pulmón y a conciencia”, dice Leo.

- ¿Y sobre lo musical también hay mucha reflexión e intercambio?

Leo: Creo que cuando estamos ensayando o tocando se genera una sensación indescriptible, la idea es que lo disfrute mucha mas gente siempre.

Eduardo: Somos afortunados por poder hacer lo que nos gusta, porque aparte de la militancia nos gusta mucho la música, juntarnos a componer, somos rústicos, nos manejamos en base a sensaciones. Que se te ponga la piel de gallina en un show, o que alguien llore cuando ve el dvd es impagable. Una anécdota: ayer el padre de un amigo que está internado estaba preocupado porque a lo mejor el sábado no podía salir para ir a ver la banda… bueno, con eso ya está

- En el disco hay mucha referencia a lo social pero también a las relaciones amorosas entre las personas, ¿cómo trabajan las letras?

Eduardo: El vocabulario que usamos para cantar, es el mismo que uno usa cuando habla y dice lo que siente. Con este disco nos dimos cuenta que hay que reivindicar el amor. No son canciones románticas pero sí ese amor que te da tanta energía y te hace seguir. Las canciones son un poco el camino de la banda, es lo que vivimos cada día.

Leo: Cuando empezamos no entendíamos, pero nos fuimos formando. El barrio es muy musiquero, igual está bastardeado eso del “rock barrial”. A muchas bandas se las bastardean por venir de un barrio y medio que se las tira para abajo, creo que viene mas que nada de Bs As eso.

- El concepto “rock barrial” se convirtió en una categoría para denominar estéticamente al sonido de “Callejeros” o “La 25” por ejemplo…

Edu: Sí, pero al pincipio se lo usó para bastardear a ciertas bandas

Leo: Para decir “vos no pertenecés acá, sos de una barrio”. Después pasó a eso de encasillar un género si querés, pero antes era despreciativo

Trailer del documental - Las Voces del sotano en movivmiento

No hay comentarios.: