4 ago. 2011

Serenata a la Niña Yolanda en Lozano - Jujuy

Su nombre dejó de ser sólo una referencia para los hombres y mujeres de “las artes, las letras, la clerecía y la política" que la visitaban en su finca en Lozano (Jujuy), cuando la dupla compositiva Leguizamon-Castilla le dedicó la famosa zamba para su cumpleaños número cincuenta. Desde ese momento, como también sucedió con otros personajes homenajeados por el poeta y el compositor, Yolanda Pérez de Carenzo pasó a estar en boca de todo aquél que cantara: “Ramito de albahaca/Niña Yolanda ¿dónde andará?/Atrás se quedó alumbrando/su claridad".

Según narran sus nietos Luis y Nicolás “la vía de acceso mas común a la casa era el ferrocarril que pasaba justo por detrás. Cuando había pasajeros que bajaban en la finca, el tren avisaba. Para el cumpleaños 50 el Cuchi y Castilla decidieron darle una sorpresa. Ese día el tren pasó de largo para desazón de la Sra Yolanda que esperaba los pasajeros a la fiesta. Pero los invitados se bajaron unos metros después y entraron sorpresivamente a la casa cantando todos la nueva Zamba de Lozano”.

Con el paso del tiempo, desde 1995, por la iniciativa de su hijo Marcelo Carenzo Pérez se organiza en el anfiteatro de ese paraje quebradeño entre montañas y caudalosos ríos, la Serenata que evoca su nombre a través del canto que le brindan los artistas que participan. Para la décimo sexta edición, que se realizará el próximo sábado 6, esta prevista la participación de Fortunato Ramos, Los de Jujuy, Marita de Humahuaca, los Diableros, Amaranto Chañi, y Los Romanticos de Cuyo. Las actividades darán inició a las 13 con la celebración de la ceremonia a la Pachamama (1 de agosto) y luego empezará el desfile de músicos sobre el escenario.

Escuchá la versión de Liliana Herrero y Juan Falú



Yolanda Pérez de Carenzo

Nacida en San Salvador el 16 de febrero de 1902, y fallecida el 20 de noviembre de 1968 en Córdoba, a los 66 años, mientras visitaba a su amigo, el padre jesuita Osvaldo Pol, fue hija del dos veces gobernador de Jujuy, don Pedro José Pérez, y de María Teresa Torres Portillo, una boliviana descendiente de los virreyes de Perú.

Según se la describe “gordita y de baja estatura, indiferente a la coquetería, siempre risueña y bohemia” estudió música, y fue maestra en la Escuela Belgrano de la capital provincial. Además se la considera una de las primeras mujeres que manejó un automóvil y fumó cigarrillos públicamente en su provincia y compartió con otras mujeres una especie de avanzada feminista jujeña que se reunía en el Club Social.

Para 1936, ofreció una serie de conciertos en Radio Municipal de Buenos Aires -donde se hizo amiga del famoso compositor Carlos Guastavino - y después en Salta, Tucumán, San Juan y Mendoza. Amaba desde siempre la música folclórica, pero también a Beethoven, Chopin.Casada con un miembro del ejército, Yolanda tuvo varios domicilios, pero fue Lozano el paisaje que enamoró a quien también seria gobernador de Jujuy. De ese modo todo viajero que remontaba para Humahuaca no podía dejar de pasar por su casa. Así lo hicieron los premios Nobel y chilenos Pablo Neruda y Gabriela Mistral, Yupanqui, Julio de Caro, Armando Tejada Gómez, el Cuchi Leguizamón, Enrique Mono Villegas, Ariel Ramorez, Jaime Dávalos, Conrado Nalé Roxlo, y la Negra Sosa. Con el tiempo, la finca de Lozano dejó de ser lugar de paso para convertirse en destino veraniego.

+ La foto de la nota pertenece a los festejos del cumpleaños 50 de Yolanda

+ Escuchá la nota a Facundo Vargas Durán, de la comisión organizadora del municipio de Yala

1 comentario:

LILI FRANZESE dijo...

NECESITARÍA UN POEMA ESCRITO POR OSVAALDO POL, DEDICADO A LA "NIÑA YOLANDA", EN UN VIAJE DESDE CÓRDOBA A JUJUY (NO RECUERDO LA FECHA), EN UN AVIÓN REGIONAL (EN ESE ENTONCES).