17 jul. 2010

La garra del corazón

A Fernando Cabrera es muy bueno escucharlo, tanto en los discos, cuando canta sus canciones arriba de un escenario, o como en este caso conversando telefónicamente desde su casa.

Mientras en la radio hacíamos un repaso por sus canciones él “preparaba los bultos meticulosamente” para emprender el viaje a la ciudad en “la que se siente como en Montevideo”. En la entrevista habla de su próximo disco, que será de versiones, del tiempo - tan presente en sus temas-, de la zona cultural y musical que es el Río de la Plata. También nos cuenta cómo trata de cantar “como quien estuviera hablando”, y reflexiona emocionalmente y con sorpresa sobre su lugar ganado como referente.

“Me lleva horas y pienso, y cambio de lugar y veo qué llevo y qué no llevo” contó Cabrera de entrada al hablar de los preparativos del viaje. Esta visita a Rosario le demandará dos días “desde que sale de su casa”, pero será relámpago, ya que el lunes a las 2 de la tarde tiene al solista de guitarra en la puerta del estudio para grabar.

¿Están grabando el disco que va suceder a Bardo (2006)?

Estoy en el medio, más que en el medio, bastante más avanzado, estoy en proceso de mezclas, pero falta el solo que va a poner un blusero de acá muy importante que es Pablo Traverso, después sigo mezclando y espero que para septiembre el disco esté en las disquerías.

Leí por ahí… ¿Va a ser de versiones el disco?

Sí, exactamente. Voy a hacer por primera vez en mi vida, yo he editado siempre mis propias composiciones… esta vez voy a hacer una recorrida homenaje y versionando por supuesto, haciéndolas a mi estilo, de una cantidad de importantísimos compositores de la canción Uruguaya. Exactamente previos a mi generación. Los fundadores se podría decir, de una manera que hoy vemos tan extendida y vigorosa del cancionero uruguayo. Todo empieza a fines de la década del 50`, principios de los 60` con una serie de autores que yo reuno. Tengo la intención, ojala se cumpla, de que esas canciones vuelvan a estar sonando, que otras orejas las escuchen, porque son canciones de gran calidad. Un poco los que inventaron la carretera por la cual ahora todos los cantautores vamos.

(Después de esta respuesta a Cabrera le tocaron el timbre para entregarle “unos pasajes”. Decidimos escuchar un tema y conversar más tranquilos segundos después)

Estábamos hablando de tu nuevo disco. Citando autores a quién nos remitimos…Zitarrosa, Sampayo.

Si, ellos dos, y luego: Víctor Lima y Rubén Lena, (los dos principales autores del repertorio de Los Olimareños), Anselmo Grau, Osisiris Rodríguez Castillo, Marcos Velásquez, El Sabalero, Daniel Viglieti, Rubén Rada, Eduardo Mateo, Dino, Eduardo Darnauchans, Pablo Estramín. Hay alguna licencia en la lista. Los dos últimos no son estrictamente de esa generación. Son más jóvenes, fallecidos ambos hace poco, son grandes solistas y grandes autores.

Qué interesante lista… ¿Desde qué costado vas a versionar esos temas?

Con mi banda. En formato eléctrico. Muy difícil de explicar en palabras el resultado. Estamos todos muy contentos, porque es muy expresivo, hemos logrado trasladar sonoridades y pulsos y cosas provenientes del rock o del jazz. Mezclar todo con un fraseo, con una interpretación muy rioplatense muy criolla, y el resultado, me parece a mí, es algo bastante extraño al mismo tiempo que logrado. Se me disculpará que lo diga de este modo, no es común en mí quedar conforme con algo que hago, esta vez sí sucedió entonces lo digo no.

Qué bueno…vos sos una persona que trabajás la cuestión de amasar el tiempo en las canciones, reflexionando y con el pasado te llevas bien…

Muy bien. Encuentro que al pasado lo tratamos mal, lo pones en un lugar de desprestigio, y para mi no hay una línea divisoria entre pasado presente y futuro. No quiero entrar en terreno de la teología y decir que vivo en una suerte de eternidad pero al parecido a eso. Forma parte nuestra lo que escuchamos de niño, lo que nos contó un tío abuelo, la memoria oral, la música que escuchaban. En mi mundo musical a la hora de elegir sonidos, de entreverar mi propia licuadora está presente desde Bach hasta cosas hechas ayer.

La nota completa

No hay comentarios.: