2 nov. 2010

Daniel Patanchón - "Necesito ser yo más profundamente"

“Donde todo comenzó” es el primer material discográfico de Daniel Patanchón. El reconocido guitarrista santiagueño hoy en la formación de Peteco Carabajal, a quien iba a ver con devoción en los días de Los Santiagueños, se muestra también como cantautor en este trabajo de estudio que le valió la nominación para los próximos Premios Atahualpa en la categoría Mejor Solista Vocal Masculino.

Un rato antes del ensayo que iba a tener para tratar de “tocar y mantener los temas vivos aunque no hayas fechas próximas”, el músico se refirió a su debut, al verano que se viene y da más trabajo, a las influencias, y la infancia; ese territorio del alma a donde volvió para empezar su disco. “Lo hemos presentado hace poco en el ECuNHi y en el Centro Cultural Borges, ahora la expectativa esta puesta en si vamos a hacer fechas el próximo verano”, contó quien ha recorrido un largo camino dentro de la música folklórica como cesionista junto a Horacio Banegas, Peteco y Demi Carabajal y el Dúo Presagio (Orellana-Lucca).

¿En épocas de festivales de verano sube el laburo?

Si sí, sube muchísimo, es nuestro momento, en el verano hay que cuidarse, no enfermarse y salir y andar. Con mucha expectativa de lo que va a ser este Cosquín, que va a ser el primero con disco. El año pasado estuve ahí pero en las peñas. Toqué en la de “Los Copla” que son amigos míos y me gusta el lugar, y este año quiero hacerlo de nuevo. Ahora con el disco espero aprovechar la difusión ya que están todos los periodistas, hacer llegar el país, a rincones que están lejos o no vamos a tocar. Tengo muchas ganas de ir y disfrutar eso.

Ya que hablás del tema ¿Qué debe tener una buena peña?

(Risas) Primero que nada un buen sonido, en Cosquín es difícil de encontrar, después la propuesta artística, la grilla abierta a toda la changada que quiere mostrar sus cosas, los que estamos empezando, y respetar a esos músicos, los horarios, respetar en sí al artista, al músico popular que va a entregar todo de si. En la de los Copla yo encontré todo eso.

Si estaba donde nací…


Todo comenzó en un barrio en las afueras de la Ciudad de Santiago del Estero, en esa infancia feliz con las simples cosas que dan los amigos, el paisaje agreste del monte y una guitarra. Y desde entonces, un camino largo que siempre vuelve. Con todas composiciones propias a excepción de una compartida con Demi (Tilcara), un huayno inédito de Manuel Orellana (Te invito a crecer) y la chacarera tradicional “Costumbre criolla” de Manuel A. Jugo, M: Orlando Gerez, el Pata recorre los ritmos folklóricos argentinos con una actitud y sonoridad que va más allá de lo telúrico.“Una de las primeras canciones que escribí fue Perico, que es un recuerdo de mi infancia, después muchas hablan sobre el desarraigo que es un tema recurrente en estos años de mi aprendizaje como compositor. Es lo que más me ha llevado a escribir. La más vieja tiene 12 años y la más nueva dos o tres. Ahora ya estoy escribiendo otras cosas, sobre cuestiones que tienen que ver mas con la realidad social, política y amorosa que vivo ahora, mas actual”, explicaba el músico.

Recién decías estar arrancado pero no es tan así ya que hace mucho tocás ¿Qué se dio para largarte con tu disco?

Principalmente estaban las condiciones dadas, mi mujer Maya Vázquez, es la otra pata de lo que es este disco. Yo tenia la sensación de que iba a grabar y no iba a saber qué hacer, cómo difundir, cómo relacionarme o dónde llevarlo porque yo soy un animal de estudio, me gusta estar ahí componiendo, grabando, produciendo. Esa es mi actividad, los ensayos y la música. El empuje de ella ha sido un factor decisivo. Y después por supuesto, porque estaba en un momento de mi vida en donde necesitaba… necesito decir cosas, cantar mis canciones, necesito ser yo mas profundamente. Mi amigos me decían `cuando iba a grabar`, Panky Malissia (Batería) me decía siempre, un día lo metí al estudio y no lo solté hasta que grabamos todos los temas.

Por suerte todos han venido

Patanchón comenta haber empezado con la preproducción de algunas canciones con maquinas y sintetizadores y que tenia pensado grabar los bajos y las guitarras el mismo pero pronto apareció mucha más gente. “Por suerte todos han venido contentos, todos han dicho que si. Yo no iba a llamar ni siquiera bajista porque lo iba a ser yo pero Leo Villagra grabo 4 canciones y hasta quedó tocando en el grupo”. Allí están también Mavi Díaz, quien le facilitó grabar en los míticos estudios ION, hizo los arreglos de voces y participó de "Lapacho en Flor", Laura Ros que puso su voz a "Después de un Tiempo" y Motta Luna que aparece en "Sueños sin Tiempo". Además tocan Sebastián Bergallo (bajo),Pablo Motta (contrabajo), Gabriel Luna (piano), Rony Gaitán (aerófonos),Alejandro Tula (cajón peruano), Carlos Flores (charango) y Marilina Mozzoni (coros)

Hay dos versiones, un clásico y otra de un contemporáneo tuyo…

Bueno, con Manuel Orellana he tenido la oportunidad e trabajar cuando era Presagio. Siempre he tenido una admiración hacia los dos porque tienen una musicalidad impresionante, siempre a flor de piel, esa canción la tenía de de cuando hicimos la preproducción de uno de sus discos, y me quedó inédita, me acuerdo que les dije “como van a dejar ese tema afuera” , entonces lo agarré y lo grabe. (risas)

¿Leí que arrancaste a tocar de muy chiquito pero eras de los que se querían subir a un escenario a cantar?

Mirá, te voy a contar una cosa, yo no era el típico changuito que andaba cantando en los asados porque era muy tímido, muy vergonzoso. Empecé a tocar la guitarra un poco grande, a los14 años, en santiago la changada empieza antes. Yo me acuerdo las primeras giras que hacíamos con Horacio Banegas nos cruzábamos con Manuel Orellana en Frías y él tenia 8 años y ya tocaba mejor que yo... (Risas) Yo tenia 20 años ponele y él tenia 10 y ya andaba cantando…yo no, yo era lo opuesto, me encerraba en casa y quería tocar bien. Me acuerdo que una vez tocamos con un grupo de rock con amigos y tocamos tan pero tan mal y yo cante tan pero tan mal que dije `nunca mas hasta que no lo haga bien`, y dejé de tocar hasta dos años después, empecé a estudiar y a aprender, después ya sí empecé a tocar profesionalmente.

¿Con la banda de rock qué tocaban, qué edad tenían…hoy en día es más fácil que toda la música llegue a todos lados, pero ustedes que escuchaban?

Mira, yo empecé en la música escuchando folklore, escuchando a Peteco y a Jacinto.

Esos eran los más rockeros de Santiago eh…

Para nosotros eran una novedad por el desparpajo que tenían en el escenario…eran muy diferente a los folkloristas que nosotros conocíamos como Los Manseros, a mí no me gustaba tanto eso. Un día un amigo me llevó a ver a Los Santiagueños y quedé enloquecido, ahí empecé a tocar la guitarra, escuchándolos a ellos y después ya me metí con la eléctrica y el grupo de rock.

¿Y qué es lo que tenían que tantos hablan de ese quiebre, que te pasaba cuando veías a Jacinto y Peteco?

Era muy fuerte, yo hoy en día tengo la suerte y la satisfacción de tocar con Peteco después de tantos años y yo veo la gente como lo quiere, como se vuele loca cuando tocamos en todos los lugares, él es un tipo que llega al pueblo, es un artista popular con todas las letras, entonces yo me veo en esa época, me veo reflejado, además las canciones eran tremendas, una zamba como “Perfume de Carnaval” en ese momento era nueva, “Te voy a contar un sueño”, qué se yo, la dinámica del show…con Juan Savedra bailando, era todo muy distinto….Me acuerdo que hicieron una gira tocando por todas las escuelas en Santiago, y un día tocaron en la mía, el Industrial, pero los seguíamos a todas las escuelas. Era una mística lo que ellos tenían, “eran como los bitle” calculo yo. Incluso te digo sin temor a equivocarme que el disco que editaron “Transmisión Huauque” es un ícono de la música santiagueña sino nacional, hoy en día lo escucho y me sigue gustando, sigo descubriendo cosas.

+ El audio de la nota

No hay comentarios.: