5 abr. 2012

Pueblos del país: Los Cisnes

Descansa al sur sobre el suave manto de la pampa gringa. A 100km de Río Cuarto y actualmente con 500 habitantes apenas, se emplazó manso allá por 1901 a la vera de una estación de ferrocarril, proceso de gestación característico de tantos otros poblados hijos del modelo agroexportador acuñado a fines del siglo XIX. Los Cisnes es un pequeño pueblo de la provincia de Córdoba y Aldo Hugo Cantón, a través de un libro y Guillermo Cantón, su hijo, a través de fotografías, nos contaron parte de su historia.

Un pueblo en letras

Con motivo del festejo del centenario del pueblo, en 2001, Aldo Hugo Cantón escribió un libro con su historia. Homenaje a su lugar en el mundo, a ese lugar que lo vio crecer hace ya más de 80 años atrás. Cantón es historiador autodidacta y fue en 1995 que decidió hacer aquello que siempre quiso, escribir. “Cuando el pueblo cumplió los 100 años, mi contribución a la celebración del centenario fue escribir la historia del pueblo. A los 70 de edad decidí jubilarme de todo y dedicarme a escribir (…)”, explicó Cantón durante la entrevista en nuestro programa. "La historia diferente de un pueblo igual a otros miles: Los Cisnes" se titula su libro, cuyos datos históricos han sido recabados por el propio Cantón durante 6 años: “me he basado en documentos, recibí muchos aportes de mucha gente, yo mismo he estado investigando en los archivos: en el (Archivo) Histórico de Córdoba, el (Archivo) Municipal de Río Cuarto, el (Archivo) General de la Nación”, aseguró.

Según el autor, los primeros asentamientos firmes en la zona datan de los años de la conquista española –“en esta zona de Córdoba no había indios estables, los indios estaban en la provincia de La Pampa”, explicó el respecto- pero fue recién sobre principios del siglo XX que el proceso poblacional tomó fuerza y devino en lo que hoy conocemos como Los Cisnes. Acerca de tal desarrollo, Cantón destacó la importancia del ferrocarril: “la estación se estableció sobre un lote del señor Santigo Senn. Este señor aparentemente alojaba en su casa, que era anterior de la existencia del pueblo, al ingeniero del ferrocarril que trabajaba en la construcción y él mismo le diseñó diez manzanas que las empezó a vender en 1901 y ahí se fue estableciendo gente”.


Actualmente, la actividad económica de Los Cisnes se basa en la gestión pública ligada a la Municipalidad del mismo, una cooperativa eléctrica y al desarrollo agrícola-ganadero típico de la zona central de nuestro país. Asimismo Cantón se refirió a los procesos migratorios de las nuevas generaciones, a la casi nula relación del pueblo con el turismo y a su papel, también ligado al registro histórico de alguna manera, como censista: “desde hace unos años con una señora de acá del pueblo, hacemos nosotros un censo cada cuatro años (…). Los censos (oficiales) para los pueblos chicos están mal hechos, no coinciden la superficies, hay irregularidades, nosotros lo hacemos por nuestra cuenta, exacto. (…) Salimos en el auto y recorremos todas las casas, en dos horas y media, tres horas, lo terminamos”, aseguró.

+Escuchá la entrevista con Aldo Hugo Cantón



Un pueblo en fotos

Guillermo Cantón es fotógrafo, actualmente está radicado en Buenos Aires y es trabajador de prensa, pero nació en Los Cisnes y al igual que su padre, también registró parte de la historia del pueblo. Su recurso, la fotografía. “Sentía como especie de deuda con el pueblo, me fui muy joven, cuando tenia 17 años y trabajaba acá en Buenos Aires en varios medios y en un momento dije: tengo que hacer las mejores fotos de la gente de mi pueblo, yo soy el fotógrafo de ahí”, comentó Cantón hijo en entrevista con Perry.

El resultado fue “Los Cisnes, quince años después”, un proyecto que consta de una veintena de piezas fotográficas en las cuales se ven retratados de manera comparativa personajes y paisajes del pueblo con quince años de brecha temporal entre sí. Las primeras, tomadas en 1994 son en blanco y negro y de calidad analógica. Las segundas, datan de 2009 y fueron tomadas con una cámara de celular. “Yo quería influir lo menos posible en las fotos, que la gente se viera de la forma más natural, con menos participación del fotógrafo. Las fotos están hechas con un mismo criterio: la misma altura de cámara, el mismo criterio de iluminación; establecí un criterio y después no intervine más, para que lo que quede bien adelante sea la gente”, explicó el fotógrafo acerca de la gestación estética e ideológica de su obra, la cuál nació con aquellas primeras fotos de los 90 y continúo, sorpresivamente y por inquietudes renovadas, años más tarde con la segunda parte de la saga, la cuál destaca además los cambios en la tecnología fotográfica.

“Las sigo mirando y sigo encontrando cosas. Fijate que en la primera tanda de fotos, no hay casi logos, no hay casi marcas, en la estación de servicio, la gente está vestida así nomás, y en está otra vuelta hay marcas, hay imágenes de logos en varios lugares”, destacó Guillermo.

+Escuchá la entrevista con Guillermo Cantón

No hay comentarios.: