28 feb. 2011

Disco cabecera!!

En 1952, Cátulo Castillo y Aníbal Troilo tenían lista para estrenar la obra que habían escrito y titulado "El patio de la morocha", en el teatro "Enrique Santos Discepolo", hoy Alvear. En una secuencia, ambientada a principios del siglo, Troilo debía tocar el bandoneón personificando a Eduardo Arolas.

Para darle mayor relieve a la interpretación de "La cachila", a Pichuco se le ocurrió convocar a Roberto Grela. Ambos ejecutaban el tango rodeados de toda la compañía. La noche del estreno, al concluir el tango, el estallido del aplauso del público fue impresionante, y la emoción alcanzó a todos, también a los actores. Como no había preparado otro tema, ante la insistencia del público tocaron nuevamente el mismo tango, que fue ovacionado. De ese modo, la unión de Troilo con Grela trascendió la actuación teatral ya que los directivos del sello "T.K." les propusieron grabar, porque "Pichuco" era artista exclusivo de esa empresa al frente de su orquesta. Al fuelle y a la viola, le agregaron el guitarrón de Edmundo P. Zaldívar (hijo) y el contrabajo de Kicho Díaz.

En el primer disco de 78 rpm registraron el tango "El caburé", de Eduardo Arolas, y el vals de Anselmo Aieta y Francisco García Jiménez "Palomita blanca". Más adelante, Eugenio Pro reemplazó a Kicho Díaz, y Ernesto Báez a Edmundo Zaldívar.También se reforzó el grupo con la presencia de Domingo Laine. En actuaciones presenciales, radio, televisión o locales nocturnos, el conjunto requirió las actuaciones de ex cantores de la orquesta de Aníbal Troilo. En Radio Municipal, por ejemplo, compartieron cartel con Edmundo Rivero.

Tener estilo

Sobre este aspecto tan mencionado en el ambiente musical se dice que "el cuarteto creó un estilo de corte íntimo, preciosista en el fraseo sencillo y sentido de su armonización, y rico en solos de sus primeras figuras; una especie de espíritu de tango con sabor de patios, que fue copiado en los conjuntos reducidos que se formaron a partir de esta experiencia..."

"La sociedad musical con Grela permitió a Troilo tocar «a la parrilla» (es decir, sin arreglos escritos, con una dinámica de trabajo exclusivamente a base de ensayos), una costumbre tanguera. Aun después de la incorporación de otros dos instrumentistas (que habitualmente llevan el ritmo, dando una mayor libertad melódica tanto al bandoneón de Troilo como a la guitarra de Grela), el sonido resulta simple y claro (correspondiendo estos adjetivos a dos valores estéticos que Troilo cultivó a lo largo de toda su carrera, incluso en una formación masiva como la orquesta típica). La búsqueda de un sonido simple está dada no solo por los arreglos sino también por la elección de los instrumentos, de la que están ausentes el violín y el piano (instrumento este último que no se encontraba en las primeras formaciones de tango, sino que pasó a formar parte del género recién cuando se empezó a tocar en locales que dispusieran de un instrumento)".

+ Para descargar el disco clickeá acá

1 comentario:

Anónimo dijo...

Lamentablemente Troilo estaba comprometido con T.K, un sello de sonido horrendo.....pero estas grabaciones de estos dos monstruos juntos, las primeras mas que nada, son de lo mejor y mas profundo de las música argentina.


Mucho Pucho.