12 oct. 2010

Los rastros de una literatura propia

El Primer Encuentro Internacional: Literaturas americanas 200 años después de la emancipación política, se realizará en el Teatro Príncipe de Asturias y apuesta a reflexionar sobre la constitución y consolidación de las literaturas nacionales en América y su proyección hacia el siglo XXI, cuando, otra vez, España -a través de su imponente industria editorial, sus grandes premios, sus periódicos- parece actuar como un contradictorio imperio en el que los nuevos escritores americanos quieren ser reconocidos y al que, simultáneamente, quieren conquistar.

Entre el jueves 28 y el sábado 30, el encuentro convocará a escritores y críticos de España, América y la ciudad de Rosario. Entre los extranjeros, el nicaragüense Sergio Ramírez, encargado de la conferencia de cierre. Entre los nacionales, Alan Pauls, César Aira y Martín Caparrós.

Encuentro


En las primeras décadas del siglo XIX se publicaron en Hispanoamérica las primeras manifestaciones de una literatura muy rápidamente identificada con los preceptos del romanticismo europeo, que vino a completar, en el terreno de las ideas, las revoluciones políticas de las generaciones precedentes.

Las obras de Esteban Echeverría, José Mármol, Domingo F. Sarmiento en la Argentina, José Joaquín Fernández de Lizardi en México y más tardíamente, José Isaacs en Colombia marcan la tendencia de una literatura si bien condicionada por el enormemente influyente movimiento europeo, con definidos rasgos de autonomía y libertad.

Para esos mismos años, el crítico argentino Juan María Gutiérrez prepara la antología América poética, definido como el primer proyecto literario de emancipación americanista. Sin embargo, esa idea de una "literatura americana" sólo pudo pensarse como tal, a futuro, en algunos episodios muy puntuales de la historia de la literatura continental: el Modernismo de fines del siglo XIX, las vanguardias poéticas de los años 20, los narradores del boom, a fines de los años 60. Lo que sucedió, más bien, fue una progresiva consolidación de grandes literaturas nacionales –chilena, cubana, argentina, uruguaya, mexicana, colombiana, peruana- que, por un lado, mantuvo un eje polémico, constitutivo, con la literatura española, de aprehensión y rechazo, y por otro uno de distinción en relación con las otras literaturas continentales.

A dos siglos de las primeras emancipaciones políticas (Chile, México, Argentina, Bolivia, Ecuador, Paraguay, Venezuela) este Encuentro apuesta a una reflexión sobre la constitución y consolidación de las literaturas nacionales en América y su proyección hacia el siglo XXI cuando, otra vez, España -a través de su imponente industria editorial, sus grandes premios, sus periódicos- parece actuar como un contradictorio imperio en el que los nuevos escritores americanos quieren ser reconocidos y al que, simultáneamente, quieren conquistar.

Acá la programación completa

No hay comentarios.: