19 oct. 2010

NDE RAMIREZ - Donde nadie se enoja

A Marcos Ramírez; cantante, guitarrista, bombisto e impulsor de la banda formoseña NDE Ramírez lo agarramos el lunes al mediodía en Bs As mientras en la radio escuchábamos "Bienvenidos a Villa Jardín". Además de que su dinámico grupo musical-performativo ha podido hace tiempo arribar y tocar en capital, esta vez participaba del movimiento “No al silencio musical. Sí al vivo”, que, según contó, “cambió la ultima marcha en asamblea”. Los músicos autoconvocados, luego de manifestarse durante tres lunes, entre Septiembre y Octubre, frente a la Jefatura de Gobierno, se reunieron en el Club Atlético Fernández Fierro.

Quienes se manifiestan en la capital lo hacen “para exigir una solución concreta a la falta de políticas culturales públicas referidas a la música en vivo”, cuestión que también atañe a otras ciudades de argentina entre las que se encuentra Formosa: “La escena rockera formoseña está como muchas otras del país. Hay pocos lugares para tocar. Allá se cerró el lugar emblemático en donde se tocaba rock desde hacia 8 años, se llamaba Ramal. Ahora se están generando nuevos espacios pero recién arrancan. El rockero formoseño está huérfano de lugares. Caemos en que la gente no consume a los artistas locales, y al no cerrar los números se canceló el proyectó comercial”, analizó el cantante.

La agrupación que Marcos Ramírez ideó hace un tiempo empezó con la idea de “zafar del formato banda” y generar un “colectivo dinámico” en donde los integrantes, o los que se sumen al viaje, vayan intercambiando posiciones. “La idea inicial era la de compilar una serie de actividades, de disciplinas que yo estaba abarcando, y que tenían que ver con la imagen y con la música. Quise hacer una música como de diseño; yo soy diseñador y por eso busque esa forma. Canciones que son collages sonoros, por la forma en que se dan los arreglos, cómo aparece la instrumentación. Para el disco en particular tomé la producción a mi cargo pero hay mucha post-producción… trabajo de compu. Ahora, para el segundo, por lo que estamos haciendo en la sala creo que viene más de vivo”, explicó Ramírez, refiriéndose al grupo en el que conviven en escena, además de los músicos; un malambista, gente que hace tela, y un presentador con speech propio.

Entre la conjugación disparatada y fresca -que no llega a la burla- de elementos y rítmicas folklóricas de su terruño, más la impronta y las técnicas de los géneros urbanos y la cultura pop, los Ramírez logran un disco exuberante, divertido, y la vez cargado de sentimiento. Es en el reconocimiento de las voces locales y de ese mestizaje colorido, propio del lugar, donde se ubica el cantante: “El nombre del grupo se guaranizó. En vez de ser en Ingles; “The”, como era antes, lo cambiamos a “Nde”, que quiere decir “vos”, es la segunda persona del singular. El disco y la banda es una manifestación de una estética que nos pertenece y nos involucra. Hay una cuestión descriptiva y paisajista tratando de describir de dónde venimos, qué es ese cruce de fronteras que la verdad es un quilombo si se quiere… Uno puede palpar la cuestión Guarini que está en las calles, y a su vez el cruce con lo foráneo, con lo moderno. A mi me gusta decir “nadie gana la batalla”, entre lo moderno y lo rural… en ese tire y afloje es por donde va la cosa”.


El disco tuvo bastante repercusión también…

. Sí, Por suerte pudo salir lo que inicialmente fue un demo, ahora en formato disco. Eso que veníamos haciendo se pudo concretar en un material que está trayendo muchas satisfacciones, salió disco del mes de Agosto en FM La Tribu, en el Club del disco. Gracias a dios se esta difundiendo bien y está llegando a la gente.

En los 14 temas no hay una sola línea temática, se meten con varias ideas…

Son como postales sonoras que terminan refiriéndose a situaciones o temas puntuales. Generalmente relacionado con lo que es vivir en la frontera, la cuestión de los medios, la globalización… y sí, se generó eso de contar situaciones desde el punto de vista de la canción. Lo que hacemos nos representa, y el show tiene que ver con eso; es impactante a nivel visual, es coherente con el disco.

¿Lo pudieron tocar en vivo también? ¿Salen a otros lugares fuera de Formosa?

Sí, pero en los festivales folklóricos nos miran con cara rara y en los de rock también. Por suerte nos movemos en los dos lugares y eso tiene su rédito. A pesar de ser una banda con fuerte estirpe rockera no dejamos de lado algunos elementos de folklore; como los instrumentos o las rítmicas. También tenemos cabido en festivales de la llamada vanguardia de música popular.

¿Cuales son esos festivales?

Por ejemplo uno que se hace en capital federal que se llama Eu Zine, que es de una revista, donde se reúnen lo noise, la música progresiva y de fusión… se hace en Constitución y ya tiene como nueve ediciones. Hace poco estuvimos en el festival Sumar que se hace en Parque Centenario. Mucha gente que está inquieta con los géneros y se mueve tratando de cruzar esas fronteras.

No hay comentarios.: