13 ago. 2010

Raul Barboza "Dar un concierto para mi es un regalo"

Después de haber participado de la Expo Shangai en el pabellón Argentino, Raúl Barboza dará un concierto esta noche en Rosario. En formato trío, junto a Nardo González en guitarra y Roy Valenzuela en contrabajo, tocará a las 21.30 en Club Imperial. De visita a nuestro programa, narró la experiencia de haber tocado por primera vez en esa ciudad de oriente. Dio su opinión sobre la exportabilidad de la música, reflexionó sobre los discos que viene editando, sobre las formas de componer y se explayó, con la calma que lo caracteriza, sobre las condiciones para tocar en el país, de las corrientes chamameceras fundantes y de sus días entre Argentina y Francia.

“Hemos hecho un viaje largo sí. Nos quedamos a hacer tres días de conciertos, dos conciertos por día y luego nos vinimos para acá. La gente quedó contenta por lo que puede ver. En mi caso era la primera vez que tocaba allí. En este caso era una feria internacional donde estaban todos los países representados con su cultura. Los días que estuve compartí los horarios con una pareja de baile y con un filetero; él presentó un trabajo que luego expusieron en el stand… y también las chicas que bailaban tango se pintaban los brazos y la espalda con esa técnica”, contó Barboza en referencia a la feria Universal que comenzó el 1º de mayo pasado y continuará hasta el 31 de octubre, en 528 hectáreas, con la participación de 194 países.

Se calcula que 73 millones de personas pasarán por allí. Además del acordeonista, están en la embajada artística que representa al país: La Chicana, Juan Carlos Baglietto y Lito Vitale, Ariel Ardit y el Sexteto Nacional de Tango, Gustavo Santaolalla con Bajofondo, Lidia Borda, Juan Falú y Liliana Herrero, Jorge Navarro, Pedro Aznar, Orozco Barrientos, el Sexteto Mayor, la Selección Nacional de Tango y Peteco Carabajal entre otros.

Puesto al tanto de que hoy se inaugura el Festival Internacional del Tango en Buenos Aires y de la frase dicha por Mauricio Macri en la presentación oficial (“El tango es la soja de Bs As”), Raúl Barboza dio su parecer respecto a la venta que generan las diversas músicas. “El tango vende en todo el mundo como vende la música gitana, la música rumana, como vende en todo el mundo Ravi Shankar o los Beatles, y de America del Sur el samba brasileño. El tango también se vende, pero eso pasa desde que Gardel instaló las películas en Nueva York”, enumeró el acordeonista.

Claro no es nuevo…pero hoy en día hay un boom respecto al tango como música de exportación, y del turismo que baila…

Sí, el tango atrae a la gente. Será por eso que habiendo vivido varias décadas…yo sigo escuchando los mismos títulos hoy con siete décadas encima. No ha cambiado nada, salvo lo que ha hecho Piazzolla. En cambio los brasileños presentan músicas nuevas todos los años. No quiere decir que por no cambiar al tango le va mal.

¿Y respecto a lo que usted toca no ha habido devolución del público Argentino?

Yo siento que hay una enorme evolución del público argentino. Me siento muy tranquilo porque ahora puedo tocar y grabar cosas que en una época me estaban prácticamente vedadas. Pero nunca le di importancia a eso, por eso nunca fui un gran vendedor de discos.

Revisando sus últimos discos se nota la diversidad en las formaciones y las búsquedas aun cuando revisita alguna composición…

Lo que ocurre es que siendo yo un improvisador nato grabo el tema 2 o 3 veces y nunca suena igual. Pero es porque mi manera de interpretación se basa en la espontaneidad. La improvisación se puede lograr cuando hay un gran conocimiento formal y fuerte de una determinada cultura. Y la mía es la guaraní que yo conozco desde su cimiento, entonces me puedo tomar la libertad de hacer melodías en forma espontánea en relación a la melodía creada por el autor. Generalmente son temas míos pero cuando son de otros autores respeto la melodía al máximo.


¿Que nivel de importancia le da a la grabación de un disco como objeto de arte?

Cuando era más joven el disco era como la carta de presentación en la que no tenía que haber errores. Era el sumun del trabajo. Antes de ensayaba mucho porque se grababa todo juntos “en vivo”…pero yo me predispongo para tocar desde la misma manera en un concierto que en una grabación. Para mi el hecho de tocar ya significa algo. Ya sea en vivo, en una radio, como acompañante de un cantor, el hecho de poder manipular un instrumento y tener la fuerza física para poder trabajar con él y de viajar y hacer un concierto de dos horas para mi es un regalo. A todos los momentos les presto la misma atención, que es toda.

No hay comentarios.: